¿Cortado a mano o a máquina? Cada uno tiene sus ventajas

• A máquina: el corte es más regular, todos los trozos son parecidos y el grosor del jamón será siempre el mismo.  

• A mano: los expertos en jamón dicen que sabe mejor cortado a mano que a máquina, sobre todo cuando se come recién cortado. El corte es más irregular y también su grosor de unas cortadas a otras.

Tanto a mano como a máquina, es importante realizar el corte en la dirección de las fibras para no romperlas. Así, se resalta su sabor y ternura. ¿No se te hace la boca agua?

Si no tienes mano de maestro jamonero, tu producto es el loncheado

No todos tenemos la destreza de esos maestros que cortan la pata de un ibérico con la destreza de un cirujano. Para todos nosotros, están los jamones loncheados, una alternativa sabrosa y práctica. 

Su principal ventaja es que se pueden conservar en nevera, envasados al vacío que evita el riesgo de que se seque y podemos alargar su momento de consumo (además de distribuirlo en cantidades menores) 

¡Ah! Y si tienes que enviarlo por correo, ¡te ahorras el coste del peso del hueso!