Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra politica de cookies.

Vous ne pouvez pas créer de nouvelle commande depuis votre pays : United States

¿Qué diferencias hay entre jamón y paleta ibérica?

Comentarios (0)

¿Qué diferencias hay entre jamón y paleta ibérica?
Es probable que alguna vez os hayáis debatido entre comprar un jamón ibérico de bellota o quizás optar mejor por una paleta. Como bien sabéis hablamos de productos diferentes aunque muy similares, que, sin embargo, tienen sus propias particularidades.

Para apreciar estas diferencias entre el jamón y la paleta ibérica deberemos tener en cuenta estas cuatro consideraciones fundamentales que distinguen a cada pieza:

• Según su tamaño

Teniendo en cuenta que las paletillas del cerdo ibérico corresponden a las patas delanteras (con más proporción de hueso), y que las patas de jamón son las de atrás (más carnosas, alargadas y anchas), debemos tener en cuenta que el peso y tamaño del jamón ibérico (de 6 a 9 kilos) será siempre superior al de la paletilla ibérica (entre 4 y 6 kilos). Y en ese sentido, del primero podremos sacar unos cuantos platos más a la mesa.

• Según su curación

La curación es otro de los elementos imprescindibles para conocer el producto que vamos a adquirir. Evidentemente, por esas condiciones morfológicas de las que hemos hablado anteriormente, los tiempos varían en ambas piezas. El jamón ibérico necesita más tiempo para poder curarse (de 20 a 48 meses) mientras que la paleta requiere bastante menos (de 12 a 24). 

• Según su sabor

Con cada loncha percibimos sensaciones particularmente distintas de cada piezas. Si bien el jamón presenta una textura más suave y compleja en el paladar, en el caso de la paleta el sabor se percibe más potente y aromatizado. El mayor tiempo de curación hace en este caso que los matices sean más pronunciados en el jamón que en la paleta.

• En cuanto al precio

Si nos preocupa más el tema del precio, la diferencia en este caso es muy palpable y, por todo lo que os hemos ido contando, no resultará difícil entender su porqué. 

Como decimos, el jamón es más carnoso, tiene menos hueso, requiere más tiempo de curación y tiene unos matices más marcados, con lo que su precio es considerablemente superior al que pueda tener una paletilla ibérica. Así que, a la hora de comprar, tened en cuenta también este aspecto, y no os sorprendáis al verlo.

Y ahora que ya conocemos las diferencias entre jamón y paleta ibérica, la decisión es tuya. 
¿Lo tienes claro?