Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra politica de cookies.

No puede realizar pedidos desde su país. United States

Beneficios del Jamón Ibérico para la Salud

Comentarios (0)

Beneficios del Jamón Ibérico para la Salud
Comer jamón ibérico de bellota no sólo es un gusto y placer para los sentidos, también tiene propiedades nutritivas importantes como alimento que hacen de este producto algo exclusivo y de gran valor.

Aunque pueda parecer que el jamón ibérico contiene una elevada cantidad de grasas, lo cierto es que sólo un 10% de este alimento lo es. Pero además ese contenido graso que contiene es, por así decirlo, grasa buena, con lo que su efecto en el organismo incluso es beneficioso.

Grasa del jamón ibérico de bellota

Los ácidos grasos monoinsaturados de nuestros cerdos ibéricos, alimentados esencialmente con bellotas y hierbas de la dehesa, contienen más elementos cardiosaludables que cualquier otra grasa animal, e incluso está por encima de las grasas de origen vegetal.

Eso se traduce en un efecto positivo sobre el colesterol, ya que sus propiedades ayudan a eliminar el colesterol "malo" (LDL) de las paredes arteriales, reduciendo a su vez la presión arterial y por ende mejorando la salud de las personas.

Rico en vitaminas, proteinas y minerales

Pero además de sus beneficios cardiosaludables, el jamón ibérico de bellota es también un alimento rico en vitamina B1, que equilibra los niveles energéticos de nuestro organismo; B6, que contribuye a fortalecer el sistema inmunológico y evitar el envejecimiento celular; y B12, favoreciendo la función neurológica.

Así mismo aporta proteínas y minerales esenciales como calcio, hierro, zinc, magnesio, fósforo, cobre o selenio, que contribuyen a la realización de diversas funciones vitales, así como al fortalecimiento de huesos y articulaciones. En el caso del selenio destaca además por su capacidad antioxidante y antienvejecimiento.

Y en cuanto a la sal, el elemento que más podría preocuparnos, cabe decir que en el caso del jamón 100% ibérico de bellota la presencia de este componente es menor que en otras variedades. Lo cual habla bien de su calidad y del interesante aporte nutricional que tiene.

En definitiva, el jamón ibérico no solo es fuente de felicidad y placer para nuestros sentidos, también es un alimento con unas propiedades privilegiadas, muy beneficiosas para nuestro organismo.

Como sabéis, todo en su justa medida, pero, que nada os prive de un buen ibérico.