Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra politica de cookies.

No puede realizar pedidos desde su país. United States

Variedades de Cerdos, ¿por qué el Ibérico es especial?

Comentarios (0)

Variedades de Cerdos, ¿por qué el Ibérico es especial?

Comúnmente, no existe un conocimiento amplio de las variedades de cerdos, aunque lo cierto es que existen multitud de tipologías diferentes en España.

Si bien la imagen del cerdo ibérico la tenemos asociada a una determinada apariencia, con una alimentación basada en bellotas y pasto en la dehesa (es la idea prototipo existente en el conocimiento popular), lo cierto es que encontramos muchas otras razas porcinas cuya alimentación y particularidades son bien distintas entre sí y que tienen un fuerte peso en nuestro país.

Entre las razas porcinas que coexisten en nuestras tierras distinguimos cuatro que desde nuestro punto de vista debemos tener presentes. Comenzamos con el Cerdo Ibérico, una raza bien conocida dentro de la península ibérica que cuenta con variedades negras y coloradas, una genética privilegiada y una alimentación exclusiva, con las bellotas y los pastos de la dehesa como principales protagonistas. Estos cuatro factores, a los que añadimos unas excelentes propiedades cardiosaludables, hacen de los cerdos ibéricos un reclamo a nivel internacional, gozando de una “reputación” envidiable dentro de la gastronomía española y mundial.

En Estados Unidos nos topamos con la raza Duroc, aunque bien es cierto que hablamos de un tipo de cerdo criado en todo el mundo actualmente. Uno de los motivos de la profusión de este animal es la buena infiltración de grasa que contiene, superior a la mayoría. En España es la única raza a la que se le permite cruzar con el cerdo ibérico, aunque en este caso el mestizaje tiene que ver más con aspectos de productividad que de calidad. No debemos olvidar que el Duroc contiene menor infiltración de grasas que el Ibérico puro y, por tanto, el producto final se devalúa.

Ahora viajamos a Dinamarca para descubrir el Cerdo Landrace, una de las razas más comunes en nuestro país. Considerada de tipo magro y con unos reducidos valores de grasa, es el tipo ideal para elaborar otro de los productos emblemáticos de la cultura gastronómica nacional: el jamón serrano.

Para finalizar este análisis, tenemos que hablar con acento británico para presentar el Cerdo Large White. Un animal de procedencia inglesa, de color blanco y rosado con manchas en la piel. Cerdos muy fértiles que crecen muy rápido y alcanzan una abultada corpulencia, motivos que explican su elevado empleo en cruces con otras variedades de cerdos.

Sin menospreciar a ninguna de ellas, en Extrem Puro Extremadura apostamos por el cerdo ibérico como la raza porcina por excelencia, por sus atributos gastronómicos incuestionables.