Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra politica de cookies.

No puede realizar pedidos desde su país. United States

La Montanera

Comentarios (0)

La Montanera
La montanera es la fase de engorde del cerdo ibérico. Su última etapa de cría. Un periodo marcado por la maduración de la bellota en el terreno de la dehesa, cuya aparición se produce normalmente en el mes de octubre y se extiende hasta febrero, y que sirve de cebo tradicional para la piara en ese tiempo.

Para ellos se trata de un momento único. Unas vacaciones de 'todo incluido' por la dehesa, donde pasean y pastan en libertad sin restricciones de ningún tipo. Recorriendo unos 15 kilómetros diarios en busca de bellotas y otros frutos propios del otoño. El último gran festín al que les invitamos, y al que acuden con el propósito de comer sin límite todos esos manjares que encuentran.

Por ello, la montanera abre paso a una temporada de agudizar el olfato y rastrear cada encina y alcornoque en búsqueda de bellotas caídas con el punto de maduración idóneo. Un alimento rico en ácidos grasos que, por la buena infiltración de grasas del cerdo 100% ibérico en sus carnes magras, acaba convirtiéndose en un elemento fundamental para el resultado final de nuestros productos ibéricos.

A lo largo de esta época de engorde del cerdo el animal adquiere un peso muy considerable, ganando unos 60 kilos en sólo tres meses. Lo cual quiere decir que ingiere alrededor de 700 kilos de bellotas repartidas por nuestras 18.000 hectáreas de terreno, además de importantes cantidades de pasto y otros frutos de la dehesa. Un self service bien exprimido vaya.

No obstante, en las etapas previas a la montanera, la alimentación de los cerdos ibéricos es bien distinta, y mucho más comedida. Basada en cereales y piensos propios que aportan importantes valores nutricionales, así como propiedades organolépticas que a la postre percibimos a través de los sentidos. Es decir, elementos con otro tipo de propiedades que, sin embargo, son necesarios para esa ingesta final de bellotas y pastos en la dehesa, que por otra parte son los alimentos que ponen el valor diferencial al jamón ibérico de Extrem Puro Extremadura.

Así que, llegado octubre... ¡A disfrutar de la montanera!