Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra politica de cookies.

You cannot place a new order from your country. United States

Consejos para Conservar la Pata de Jamón Ibérico en Casa

Comments (0)

Consejos para Conservar la Pata de Jamón Ibérico en Casa
Una de las preocupaciones que muchos tenemos a la hora de comprar una pata de jamón ibérico es: ¿se conservará bien la pieza en casa, o tenemos que comerlo rápidamente para que no se pierda?

Hoy queremos tranquilizaros en este asunto, puesto que, aunque se recomienda que el jamón se coma con cierta ligereza, no tenemos que engullirlo como si no hubiese un mañana. Podemos y debemos degustarlo con calma, que para eso lo hemos comprado. Faltaría más.

Para ello tenemos que tener claras algunas consideraciones y trucos interesantes para conservar en el mejor estado posible nuestra pata de jamón ibérico, y que el paso de los días afecten lo menos posible al endurecimiento de la carne y permitan aprovechar al máximo la pieza.

Antes del primer corte, tenéis que saber que el jamón ibérico se conserva en perfecto estado durante unos dos meses. Con lo que, si no vamos a tener tiempo de consumirlo con cierta celeridad, lo mejor es quitarle los plásticos o fundas que lo envuelven y mantenerlo intacto en algún espacio fresco y seco (sin que le de la luz) hasta que llegue la ocasión de empezarlo.

Pasos para conservar el Jamón Ibérico de Bellota.

Una vez queramos empezar a cortar, estos son algunos pasos o consideraciones que nos ayudarán a alargar su frescura y aprovechamiento:

Empezar el Jamón Ibérico

El primer corte marcará el loncheado que le vayamos dando a la pieza. Y, en función del tiempo que vayamos a tardar en consumirlo, la zona desde la que debemos empezar cambia.

Si lo que nos interesa es un consumo mas lento, lo ideal es empezar por la babilla, con la pezuña del jamón apuntando hacia abajo, ya que esa zona es más sensible al secado.

Cortes equilibrados

Pelar toda la zona para iniciar el jamón va a exponer una mayor proporción de la carne, con lo que estaremos acelerando el proceso de resecado. Lo ideal para evitarlo es llevar un proporción equilibrada, con cortes que vayan desde la pezuña hacia el muslo. Aprovechando cada zona al máximo.

Temperatura ambiente

La temperatura también es un aspecto importante para la conservación de la pata de jamón. Lo ideal es un lugar fresco y seco, con una temperatura de 15º, similar a la que han tenido en los secaderos.

Cubrir la pieza

Hemos escuchado y visto muchas maneras de tapar el jamón para evitar su resecado. Y de todas ellas, la más interesante es aprovechar los trozos de grasa que hemos quitado para empezarlo y cubrir con ellos las zonas de corte.

Otra opción interesante es cubrir la pieza con un trapo bañado en aceite. Aunque en este caso la hidratación del aceite podría alterar un poco el sabor de nuestro jamón ibérico.

Ya lo sabéis, con pequeños detalles podemos alargar esos momentos de disfrute del jamón ibérico de bellota sin tener que meter la directa para consumirlo apresuradamente. Así que... ¡A disfrutar!